Menu

Mano a Mano: Juan Santiago, un emprendedor global

Juan Santiago, cofundador de Santex, fue el “empresario-emprendedor” que abrió el ciclo 2020 de los encuentros Mano a Mano en Fide. Después de escuchar atentamente a qué se dedica cada equipo emprendedor y cuáles son los temas que hoy los desvelan, Juan hizo un repaso de sus inicios: con 17 años comenzó a trabajar en la empresa familiar, al poco tiempo decidió hacer un viaje a Europa por 15 días que terminaron convirtiéndose en un año y medio en donde trabajó en distintos lugares; cuando volvió a la Argentina estudió Abogacía y Marketing y luego, con 23 años, se fue a Estados Unidos. Fue allí, que en 1999 Santiago cofundó Santex, una compañía de soluciones tecnológicas en California que hoy tiene sede en varios puntos del mundo. 

Más tarde, en 2012 cofundó Incutex, la primera company builder de startups de base tecnológica Argentina. En 2017 cofundó Kalei Ventures, un fondo VC basado en Silicon Valley, California. Se define como un emprendedor serial y “evangelista” de la tecnología”. 

“Me metí en un rubro del que no entendía nada al principio. Cuando miro para atrás, siento que lo que hice fue usar el sentido común, levantarme todos los días muy temprano para trabajar, usar lógica de negocio, y vincularme con gente que sabía hacer las cosas que yo no”, recuerda Juan sobre sus inicios. 

Consciente de que el día “tiene 24 horas y que las personas tenemos una cantidad de calorías y energías determinadas”, Santiago recomienda que los emprendedores tengan en claro dónde poner esas “calorías y energías cada día, porque ése será el círculo virtuoso que los llevará a que puedan ir mejorando”. 

En una charla distendida de casi tres horas, compartió con los equipos incubados algunos conceptos, vivencias y consejos para todos los que apuestan al camino emprendedor.

NO HAY PRODUCTOS / SERVICIOS ÚNICOS. “Hoy, es casi improbable que no haya otra persona haciendo lo mismo que hacen ustedes y deben ser muy conscientes de eso. La tecnología aplanó cualquier distancia geográfica, entonces si hay un israelí haciendo algo similar (o igual) a lo que hacen y una persona en Córdoba necesita de ese servicio, puede contratar tranquilamente al israelí sin ningún problema”. 

MERCADO GLOBAL. “Teniendo en cuenta lo anterior, cuando analicen la viabilidad de un determinado producto o servicio, tienen que ver el mundo como mercado. No vean sólo la problemática de un lugar determinado, más allá de que generalmente las ideas surgen de los ecosistemas donde uno vive o ha vivido. Yo tuve la suerte de viajar mucho, eso me abrió la cabeza y me hizo entender un montón de cosas que de otra forma no hubiera podido. Un consejo es que salgan de su lugar de confort y viajen cada vez que puedan a conocer ecosistemas de otras regiones; eso, para mí, el eje de cualquier emprendimiento”. 

MULTICULTURALIDAD. “Cuando se habla de que en Silicon Valley todo surge con éxito es justamente por lo anterior, por la diversidad cultural y de pensamiento que tiene ese lugar. Es común encontrar que en un dormitorio duermen un israelí, un hindú, un mexicano, un boliviano, un pakistaní… y en las clases que se toman está el mundo entero representado. Nosotros, desde Argentina, tenemos que salir al mundo”.

IDENTIFICAR FORTALEZAS Y DEBILIDADES PROPIAS. “El emprendedor debe tener un balance entre varias cosas: no se puede ser solamente técnico, o sólo comercial, o un genio matemático aislado. Lo primero es poder identificar las fortalezas y debilidades de cada uno; lo segundo, es buscar un equipo que te complemente; y lo tercero no dejar que tu ego te consuma porque si vos no sos el primero que entienda que tenés tus propias limitaciones como persona, estás en un grave problema. Si no te mantenés humilde, difícilmente vas a poder reconocer las cosas en las que sos bueno”. 

EVOLUCIONAR. “Uno puede seguir siendo emprendedor sin convertirse en empresario y evolucionar. Se puede pasar de tener una empresa chica a tener una compañía con masa crítica y, en esa evolución, hay que entender que es necesario hacer las cosas distintas y esa es la parte más difícil para los emprendedores porque se acostumbran a tener éxito haciendo las cosas de una determinada manera. Lo que importa es seguir manteniendo ese espíritu de patear el tablero constantemente y entender que llega un momento en que el proyecto ya no te necesita más, y aunque es la parte más dura, tener claro eso en la vida del proyecto en tan doloroso como necesario”. 

EL ARTE DE CONSEGUIR DINERO. “Levantar plata es un trabajo en sí mismo. En el equipo emprendedor tiene que haber una persona que se dedique a eso, que se levante por la mañana y ésa sea su función. Ese trabajo es muy tedioso para los emprendedores en ecosistemas tan ‘secos’ de plata como es Córdoba por ejemplo. Pero para el caso que busquen levantar dinero, les aconsejo es que tenga un cap table (cómo está formado el capital social de una startup) limpio, por ejemplo, si son cuatro socios, que tengan el 25% cada uno”. 

FRACASAR NO TAN RÁPIDO. “Hay conceptos que se ponen de moda y ahora está el de ‘fail fast’ o fallar rápido, que asegura que si fracasás rápido, le vas a encontrar la vuelta más rápido. Personalmente, tengo mis reservas con esta teoría porque veo muchas startups que están más apuradas en fracasar que en hacer las cosas bien, y sucede que hay emprendimientos que el mismo tiempo están haciendo lo mismo y les va bien. estoy de acuerdo que uno aprende de los errores y de los fracasos, pero hay que ser inteligente y saber (y agotar) todas las pruebas-error antes de decir que un emprendimiento no funciona”. 

TIEMPO LIBRE. “Es muy importante que tengan una válvula de escape. En mi caso, por ejemplo, es la gimnasia. Otra rutina es mantenerme actualizado: viajar, leer, hablar siempre con gente. Últimamente estoy leyendo mucho, me gustan las novelas policiales o de ciencia ficción que me sacan del lugar de donde estoy y me llevan a otra dimensión. Todas estas actividades hacen que se me ocurran cosas distintas”. 

Share this Post!

Sobre el autor : Comunicación Fide


0 Comment

Noticias relacionadas

  TOP